by acls us
Imprimir

Ya no se puede hacer nada por la perrita

Escrito por Carlos Hernán Castro Almario on .

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Tita cachorrita

“Ya no se puede hacer nada por la perrita, le cayó gangrena a la patica y aunque le amputemos toda la piernita será muy difícil controlarle la infección”

nos dijo Don Aroca, cuatro días después de haberle hecho una cirugía para cocer su patica rota y su pierna degollada. En ese instante la tristeza y la incertidumbre nos invadieron a mi hija y mi, pero fue mi chiquita de 13 años la que desconsolada y triste soltó en llanto.

Fue ella la que encontró a Tita desangrándose en medio de la calle principal del barrio El Jardín el domingo pasado a las 9 de la mañana, después que un taxi amarillo pálido (Chevrolet Spark) le pasara por encima, para que luego el conductor acelerara y se perdiera en dirección hacia el centro, por la vía que desde el casco urbano conduce hasta el puente del río Orito.

Mi hija trajo en sus brazos a la perrita. Luego de llamarme a gritos para que la auxiliara y de ver que no podíamos hacer mucho, decidimos que mi esposa y mi hermana la llevaran para que la tratara un especialista.

Tita era una french poodle que nos acompañó en cuerpo presente durante tres años. Solo hacía un mes y medio había dado a luz cinco cachorritos, de los cuales solo le sobrevivió Hachico Cimiro (le decimos Hachi). Así mismo, había sido la estrella para delatar a un ladrón que hace pocos días y a plena luz del día había irrumpido en nuestra casa para robarse todo lo que podía para sostener su vicio.

El domingo 2 de junio Tita había salido a la calle y fue víctima de las circunstancias encadenadas que promovimos los humanos. Un taxista indolente que la atropelló y la abandonó, unas autoridades de transito que no señalan ni ponen reductores de velocidad en las vías y una infección que encontró las condiciones para invadir su cuerpito.

Hoy escribo esta crónica con varios fines. El primero para hacer una catarsis de la pena que embarga a mi familia y en especial a mis dos hijitas, lo segundo para pedirles a las autoridades de transito que se apersonen en la prevención de accidentes como estos, la tercera para llamar la atención de los conductores de carros y motos que sin ninguna consideración transitan a alta velocidad por las calles urbanas y la cuarta para pedirles a las familias que tienen mascotas para que cuiden más de ellas, pues Dios nos ha dado el privilegio de tenerlas para recibir todo su amor y cuidarlas en la misma proporción.

Por mi parte hago el compromiso de aquí en adelante de hacer todos los esfuerzos para cuidar a Hachico Cimiro, el cachorrito que nos dejó Tita tras su muerte.

A propósito, mi dos hijas le pusieron ese nombre al cachorrito luego de quedar conmovidas por la película que junto a Richard Gere protagoniza Hachico, un bello perro de la raza akita que después de la muerte de su amo, lo espero en el mismo sitio que lo hacía siempre por nueve años hasta que el perrito murió, la película se llama Siempre a tu lado, se las recomendamos.

 

 

Deje su comentario

Share on Myspace