Imprimir

Brackets mal puestos pueden tumbar los dientes y deformar el rostro

Escrito por www.orito.com.co on .

Valoración del Usuario:  / 4
MaloBueno 

Brackets mal puestos pueden tumbar los dientes y deformar el rostro

La gran mayoría de las niñas y niños entre los 12 y los 17 años consideran los brackets o frenillos como un accesorio a la moda que deben llevar como parte de su atuendo diario. De allí, que para muchos de ellos su preocupación mayor es el color y la forma como los van a lucir, y el trofeo más importante es el selfie que cuelgan en Facebook en donde sonrientes alardean de la nueva “prenda” adquirida.

Los brackets como prenda de vestir tienen un precio que oscila entre 1,5 y 4 millones de pesos, lo que significa que solo como accesorio son muy costosos.

En entrevista en Orito con la odontóloga especialista en ortodoncia Maria Eugenia Chávez Melo, a quien le consultamos por un tratamiento para la corrección de una leve desviación de la dentadura de una niña de 14 años, conocimos un poco más sobre este tema y los peligros que trae su uso inadecuado, que puede llevar hasta la pérdida definitiva de los dientes y la deformación del rostro.

Ortodoncista María Eugenia Chávez Melo

“Las correcciones con ortodoncia se pueden lograr gracias a que los dientes están rodeados de unas células con doble función; las cuales pueden disolver su raíz o fijarles hueso alrededor de los mismos. En ese sentido, conocer en forma previa el tamaño de la raíz de los dientes, la estructura y la conformación de los huesos maxilares que los sostienen es fundamental para determinar la posibilidad o no de la ortodoncia.” 

Es claro que para precisar la forma, el tipo y el tiempo de la ortodoncia es necesario contar previamente con un examen físico y radiológico de la o el paciente que permita determinar el desarrollo de la dentadura, los ángulos que conforman los maxilares y su relación con la forma del rostro, así como la forma de los dientes, la composición y estructura del hueso.

Un paso necesario y obligatorio que en algunos consultorios odontológicos no realizan por el desconocimiento de la importancia de los mismos o no cuentan con la capacitación para su correcta interpretación, lo cual hace que muchos de los tratamientos no corrijan las desviaciones dentales, hagan perder los dientes o deformen la estructura del rostro, generando problemas de salud que pueden afectar la respiración, el habla, la nutrición, problemas sicológicos y mentales derivados de la desfiguración de la cara.

La doctora Chávez Melo nos contó que en su consultorio en Orito diariamente recibe pacientes con serios problemas en la boca y los dientes producidos por un inadecuado tratamiento de ortodoncia. Nos relató la historia de una paciente de 16 años que en forma obsesiva quería que le pusieran brackets, a pesar que la estructura de sus dientes no lo permitían ya que su raíz era muy pequeña, lo cual terminaría con la caída de los mismos, pues en el tratamiento con ortodoncia los dientes se aflojan y el 2% de la raíz es absorbida por las células periodontales.

En ese sentido y desde la ética profesional que le asiste como odontóloga se negó a realizar el procedimiento, a pesar de la insistencia de la paciente con argumentos tan descabellados como que en el caso que se le cayeran no importaba porque luego podría recurrir a implantes dentales, sin embargo a los pocos días a la misma paciente le habían puesto de manera irresponsable brackets en otro consultorio.

La mala formación de la dentadura es un problema de salud derivado de malos hábitos o aspectos genéticos de nacimiento que requieren un tratamiento especializado por personal de salud idóneo, pero dada su relación con el aspecto estético está siendo tratado en forma inadecuada como algo cosmético a costa de la salud física, mental y los bolsillos de los padres que por complacer a sus hijos e hijas pueden estar exponiéndoles a procedimientos inadecuados que perjudican la felicidad y el bienestar de los mismos.{jcomments off}